El té helado es una bebida deliciosa que nos hará disfrutar del verano de una manera más agradable. Sin duda, uno de los mejores hábitos saludables para calmar la sed cuando el calor hace acto de presencia.

Lo más aconsejable es tomar el té templado, ya que científicamente se ha comprobado que, debido a la temperatura de la sangre, es más fácil para el cuerpo tomar líquidos con temperaturas similares, que mejor se asimilan y producen menos desgaste de energía.

Pero podemos disfrutar de un sabroso té frío para combatir la sed y el calor, mucho más aconsejado que cualquier refresco o bebida artificial.

Entendemos la salud y la belleza de forma holística, y conocemos el poder de las plantas y recursos vegetales para mejorar nuestro estado físico, mental y emocional. Por eso creemos en un estilo de vida fácil, saludable y divertido.

dreamstime_s_57752538

El té frío es una bebida refrescante, natural y saludable, nos mantiene hidratadas en verano y podemos compartirlo con amigos y familia a cualquier hora del día. Contiene vitamina A, B, B1, B2, C y E y minerales como el ácido fólico, el manganeso y el potasio, además de antioxidantes, teína y cafeína.

Hay muchas maneras de preparar el té frío o té helado. La más común es infundir en caliente y añadir cubitos de hielo o hielo picado. Para su preparación, tenemos que utilizar una mayor cantidad de té que si lo tomamos en caliente, puesto que al añadir el hielo, la dilución está menos concentrada y perderá sabor.

Nuestros consejos: utilizar té a granel de calidad, verter la infusión en un vaso, añadir hielo generosamente y exprimir y/o añadir una rodaja de limón. Podemos prepararlo en grandes cantidades y guardarlo en la nevera. En este caso habrá que esperar a que se enfríe para hacerlo.

Para preparar litros de té, lo más recomendable es hacerlo directamente en frío, preparando la infusión y dejando enfriar en la nevera, durante unas 8 horas, normalmente es mejor prepararlo por la noche para que esté listo al día siguiente. Para servirlo, vierte la infusión a 20 cm. de distancia, para que libere sus aromas y oxigene plenamente, dejando maridar durante unos minutos.

Podemos añadir algunos aceites esenciales a nuestra bebida, asegurándonos de que se pueden ingerir, como el aceite esencial de limón. Unas gotitas en nuestro té o infusión, ayudan a depurar el organismo, gracias a su efecto diurético.

Además, si quieres mejorar tu estado de ánimo, potenciando el sabor de tu bebida refrescante, es muy buena idea hacer hielos con aceites esenciales, y así le damos un toque especial. Prueba con dos o tres gotas de aceite esencial de naranja o de mandarina en una hielera y disfrutarás de sensaciones únicas si luego añades estos cubitos de hielo a la infusión.

dreamstime_s_95264657

Hemos elegido nuestras mejores bebidas para el verano

El té Mu, la infusión de la mujer

Es un té japonés, mezcla de 16 plantas escogidas por su efecto sinérgico cuando se combinan: piel de naranja,regaliz (Glycyrrhiza), jengibre, hueso de albaricoque, canela, Poria sclerotium (Hoelen), Atractylis, raíz de peonía herbácea, Coptis chinensis, clavo, Panax ginseng, raíz de perejil japonés, raíz de angélica, CyperusRehmannia (Shengdihuang) y moutan (Cortex moutan radicis). No contiene ni teína ni cafeína, lo que permite tomarlo a cualquier edad siempre que no se tenga hipertensión.

Es ideal para la mujer: anemia, menstruaciones irregulares o muy fuertes, debilidad en la sangre, mala circulación, estreñimiento, pies y manos fríos, dolor menstrual, menopausia, nervios, desequilibrio del hambre y mareos, piel seca, impotencia, inflamaciones, enfermedades uterinas.

Pero también funciona muy bien para otros problemas: resfriado, virus estomacal, debilidad digestiva, dolores articulares, días de mucho estrés, cansancio acumulado, tensión baja, época de muchos resfriados, bronquitis, problemas renales, falta de vitalidad sexual, yin sanpaku (el blanco de los ojos se ve bajo el iris).

dreamstime_s_20482825

Té verde

Un clásico con propiedades diuréticas y antioxidantes, de sabor suave, al que puede añadirse menta, hierbabuena y/o una rodaja de limón. Puede mezclarse con zumo de limón o combinarlo con zumo de piña. Si lo metemos en la nevera, estará fresquito durante todo el día.

Una bebida deliciosa si añadimos a un litro de té verde, piña en trozos, lima pelada y hojas de menta fresca. Se licua y se deja en la nevera enfriando. También puede añadirse cualquier fruta refrescante, e incluso licuarlo con coco y helado. O prepararlo con lima al estilo mojito.

Té negro

Una receta perfecta para el desayuno por ser estimulante, es el té negro combinado con leche vegetal y canela.

También, como el té verde, podemos tomarlo al limón, añadiendo el zumo de una o dos piezas de esta fruta a nuestro té ya preparado y agregando hielo picado posteriormente.

Combinado con zumo de manzanas o frutas del bosque, fresa, frambuesa o arándanos, también resulta delicioso.

dreamstime_s_21840101

Té rojo

Como sabemos, el té rojo es antioxidante y depurativo. Va muy bien con fresas y frambuesas, elaborándose como si fuera un batido, al que podemos añadir zumo de limón, jengibre y cubitos de hielo.

Es perfecto para hacer granizados con zumo de limón. El té rojo frío que más nos gusta, lleva cardamomo, por lo que habrá que infusionar las semillas con el té durante unos minutos. Resulta muy refrescante una vez que lo enfriamos, a la vez que digestivo.

Té blanco

De aroma delicado y sabor suave, tiene antioxidantes y bajos nivel de cafeína y teína. Va muy bien con frutas como melocotón, piña, pomelo o melón, que añadiremos una vez que esté frío, incorporando también hielo picado y hojitas de hierbabuena o menta.

dreamstime_s_25589931

Otras infusiones para tomar frías

. Anis, manzana, hibisco y escaramujo. Muy digestiva y deliciosa. Ideal para después de las comidas.

. Hinojo con jengibre o naranja: también muy digestiva, reduce el hinchazón abdominal y es depurativa. Tiene un alto contenido en calcio, hierro y fósforo así como en vitamina C, B12 y B1. Una de las propiedades del hibisco es que inhibe el sudor, por eso sus infusiones frías son muy apreciadas en los días de calor, cuando el cuerpo demanda una hidratación continua.

. Manzanilla, poleo, menta, tila, o romero con cáscara de naranja, limón o manzana. Cualquiera de las combinaciones resulta refrescante y saludable.

¿Conoces otras recetas para el verano?

 

Share This